El Día y la Noche

20190513_205313.jpg

Día

La luz y la oscuridad han sido las características en el devenir de este Málaga a lo largo del presente curso futbolístico y no en orden inverso al de las imágenes ya que comenzó la temporada con luz y mucho brillo y sobre todo demasiada efectividad para el fútbol desarrollado, poco a poco ese fútbol y esa efectividad fue desapareciendo y aunque parecía que era evidente solo el aficionado de a pie parecía percatarse hasta que hubo que darle la espalda al técnico que estaba frente al equipo a pesar de ser un gran trabajador e incansable estudioso de la categoría y todo para que los que mandan espabilaran, la gota que colmó el vaso llegó cuando perdimos por enésima vez en casa frente a quien hoy va líder y ya que desde ahí se dejó de apoyar visiblemente al entrenador, una lástima no haber sustituido a Juan Ramón López Muñiz ese día y haber dejado que dirigiera al equipo otras tantas semanas hasta que quedaran siete, ese día tras una larga oscuridad volvió a medio amanecer con una victoria a domicilio que dio esperanzas, un gran partido después se perdió en casa injustamente por los méritos demostrados por el rival pero sí por el cero acierto frente al gol, volvía la oscuridad que no nos devolvía el partido de la semana pasada en la que se empató frente al Cádiz pero se le ganó gol average y eso a estas alturas en sinónimo de ventaja hasta que llegó el partido de ayer.

20190513_215011.jpg
Noche

Había que ganar porque era sumar seis puntos y alejar un rival por la liguilla de ascenso, la semana próxima tenemos los puntos asegurados por la expulsión del Reus de la competición, uno a uno han ido sumando esos puntos los equipos de la división y este fin de semana nos toca, sin jugar sumamos tres puntos y podemos incluso adelantar al cuarto clasificado y acercarnos a la tercera plaza a falta de 3 partidos por disputarse. Comenzó el partido con brillo ganando gracias a un penalti a favor, el primero de la temporada que nos pitan y estamos a falta de cuatro para acabar la liga así que imaginad el trato arbitral que hemos sufrido, pero no sólo por la hora de comienzo del encuentro nos alcanzó la noche sino que una mala entrada nos dejaba con un futbolista menos sobre el césped y sólo corría el minuto 30, quedaba más de tres cuartos de partido y había que mantener la ventaja como fuera mientras el rival se volcaba en busca del empate.

Pero llegó la hora de los gigantes y donde algunos habían permanecido escondidos toda una temporada emergieron para sostener al equipo con uno menos, otros se hicieron seguros atrás y delante el delantero Blanco Leschuck peleaba sólo contra toda la defensa mientras el niño, el rubio tocado por una varita cogía en el minuto cuarenta y cinco del primer tiempo un balón perdido y lo colaba por la escuadra aumentando la ventaja, lo del segundo tiempo fue idéntico, buen Málaga que en una contra puso el 3-0 y el rival que con uno más no supo que hacer, luz al final de la noche malagueña, a veces las contradicciones no resultan tan malas.

@jvb71

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *