Omaha Beach. Normandía. DDAY 75 aniversario.

peliculas-desembarco-de-normandia.jpg
Fuente

Si seguisteis mi blog de ayer sabríais que ayer se conmemoró el 75 aniversario del desembarco de Normandía y en clave de este hecho histórico en casi todos los canales temáticos podías ver reseñas de ello, documentales y hasta películas históricas y otras más modernas como la que presta la imagen principal de este post y que se ha convertido en un homenaje a ese día 6 de junio de 1944 por la increíble recreación del inicio de ese día desde una barcaza, el hilo tras la toma de la playa se pierde en una de las miles de historias que pudiese deparar una guerra en sí, Steven Spielberg es un genio y a pesar de ello se que se quedó corto en los largos e intensos minutos que duró el desembarco durante la cinta, fue peor, horriblemente peor.

Ayer mismo comentaba las miles de bajas que hubo sobre esa playa entre aliados, alemanes y resistencia francesa y de los miles de muertos la mayor parte fueron soldados norteamericanos que viajaron a una playa europea con nombre en clave muy estadounidense, allí cerca descansan miles de almas representadas por cruces blancas en el cementerio norteamericano de Omaha Beach.

croix-r_ale_goff_calvadostourisme.jpg
Fuente

Pero la Operación Overlord se inició mucho tiempo antes, meditada, estudiada y planeada con paciencia, métodos de engaño y juegos de espías. Como todo en la vida hay cosas que funcionan y otras que fallan y en esos casos si hablamos de una guerra tiene un coste en vidas, en el plan de invadir la Francia ocupada por el ejercito alemán hubo que elegir para comenzar un lugar que no fuese el esperado por el enemigo y para ello se jugó al juego del engaño usando el ilusionismo como principal baluarte, el lugar lógico de invasión era el paso de Calé por cercanía y para hacer creer eso se construyeron bases al otro lado británico con aviones y carros de goma acumulando un ejercito de goma a sabiendas que la inteligencia alemana lo detectaría, engaño que sirvió para que el bloque mayor de defensa alemán se desplazara a esa zona para defender la invasión dejando el verdadero lugar previsto casi desprovisto de defensas.

En la famosa zona de playas elegidas en la Costa de Normandía entre las que se encontraba la de Omaha llevaba meses un destacamento alemán de unos seiscientos soldados que vigilaban la posible invasión en una tranquilidad aparente, un acceso fácil para cualquier ejército y una playa despejada aunque no contaban con el General Romel quien visitó la zona para posteriormente determinar que era un posible lugar de desembarco, ordenó construir miles de obstáculos en la arena, construyeron nuevos y reforzaron los antiguos bunkers existentes, llevaron toneladas de munición y de artillería pesada y duplicó el número de tropa, por suerte para las tropas aliadas la resistencia francesa posteriormente aislaría la zona en cuanto a comunicaciones por lo que no hubo opción de reforzar la defensa una vez comenzado el ataque.

Los planes aliados contaban con anular los almacenes de munición y artillería pesada pero los cientos de bombarderos que debían llevar a cabo la misión tuvieron un inconveniente que ya se conocía días atrás y que incluso obligó a retrasar el desembarco, la meteorología fue adversa y la mañana del 6 de junio las nubes no permitieron un bombardeo claro y ante el riesgo de bombardear a su propio ejército se decidió retrasar unos segundos la suelta de bombas fallando el objetivo y dejando realmente armados a los 1200 soldados alemanes que defendían la costa, tal fue de sangriento el desembarco de los soldados norteamericanos que estuvieron a punto de abortar tras los primeros miles de muertos y el nulo avance por los apenas trescientos metros de la playa hasta el muro acantilado, incluso hay datos de soldados alemanes que con sus ametralladoras llegaron a eliminar ellos solos a una décima parte del total de bajas durante el desembarco.

A pesar del error de cálculo de la aviación y del nulo daño que causó el desembarco inicial había un plan B que era apoyar el desembarco desde el interior con la previa suelta de la 101 de paracaidistas que tampoco en un inicio tuvo una gran bienvenida encontrándose los ríos franceses desbordados por orden del ejército alemán para que la 101 cayera sobre agua pereciendo cientos de soldados ahogados al no poder quitarse los arnés del paracaídas que junto al peso del equipo militar a cargo acabó en tragedia, el resto de miles de supervivientes fueron avanzando pero no fue lo determinante que el plan requería por lo que como plan C y en vista de evitar una retirada que hubiera podido decidir la guerra fueron los buques de guerra que acompañaban el convoy militar los que decidieron abandonar la defensa de estos y avanzar hacia la costa para usar sus cañones contra las defensas de la costa, esta decisión si que cambió el devenir del desembarco, los alemanes fueron retrocediendo y la playa definitivamente fue tomada por otros cientos de miles de soldados, así como vehículos y toneladas de alimentos para tropas y población local hambrienta.

Supervivientes de ambos bandos cuentan como viven con sus recuerdos y sus fantasmas de ese día, el alemán que no recuerda la cantidad de cuerpos que tras su ametralladora devolvía el mar a la orilla acumulándolos faltos de vida y los aliados que vieron morir y destrozar a sus amigos, vecinos y compatriotas mientras sólo podían rezar por que ese enjambre de balas y artefactos explosivos de la artillería no les alcanzara. Pienso que el noble arte de la guerra no es tan noble cuando lo cuenta quien recibe simples órdenes de quienes creen tener la mente más privilegiada.

@jvb71

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *