Liberación de la vergüenza de la humanidad

birkenau-402324_1920.jpg
Fuente

El pasado lunes se producía un aniversario negro, tenemos por costumbre cumplir años por todo en lugar de enterrar ciertos hechos que deberían abochornar al mundo y que de hecho no han dado más que hablar desde que hace 75 años los aliados entraran en estos campos para liberar a las personas que aún quedaban milagrosamente con vida.

Muchas cosas están sucediendo esta semana que han demorado mi pequeño escrito acerca de este castillo del terror pero hay veces que la actualidad puede con estos relatos del pasado.

Dirigentes de todas partes del mundo incluyendo a los Reyes de España se desplazaron para participar en memoria de los que no pudieron ser salvados por las tropas rusas desde el este y las británicas, estadounidenses, canadienses y del resto de países aliados por el oeste.

 

oropng.png

No olvidar es importante, recordar a menudo las barbaries del pasado para que no se repitan necesario pero ¿realmente se sigue esa máxima? Yo no estoy muy seguro de eso, los judíos repartidos por la Europa bajo el mandato del Tercer Reich fueron el pueblo principalmente perjudicado por el exterminio de la locura nazi pero no fueron los únicos, gitanos, homosexuales, comunistas y seres humanos de otro cualquier color distinto al blanco estaban en los listados de exterminio.

Si te documentas un poco sobre la dignidad de los países hay un punto negro estadounidense en toda esta locura del exterminio en Europa y todo se encuentra en un magnífico libro titulado IBM y el Holocausto, en el se detalle cómo el partido de Adolf Hitler llevaba casi una década recopilando datos de la población que vivía allí y una vez en el poder identificaron los datos más relevantes de la población que estaba bajo su mandato y la clasificaron usando unas tarjetas que se imprimían usando máquinas Hollerith de la empresa norteamericana IBM, tarjetas troqueladas y con un número identificador, según el libro el número decidía tu vida, el 8 te identificaba como judío, el 3 te identificaba como homosexual, el 12 como gitano y en relación a los españoles comunistas eran marcados con el 6.

Era el censo de la muerte, números identificativos a partir de una maquina con tarjetas troqueladas que decidían el futuro de la población en la Alemania y países ocupados. ¿Por qué se entiende que IBM participó? Porque a pesar del bloqueo internacional se continuó enviando material y transmitiendo tecnología al Tercer Reich.

oropng.png

Hay mucho más, hay héroes y villanos como en la famosa película de la Lista de Schindler donde personas influyentes salvaron miles de vidas y otras mataron por el placer que les producía eliminar lo que entendían como exterminable por su origen o sangre compartida.

Los alemanes fueron exterminando allá donde invadían gracias a la clasificación de los censos, en algunos lugares no tuvieron problemas con la clasificación y en otros como en Francia no consiguieron su objetivo gracias a un héroe que poco antes de que Alemania se rindiera fue condenado a muerte por la SS.

 

oropng.png

Pero Alemania y sus campos de exterminios no fueron la única y gran vergüenza de la humanidad aunque es la vía fácil de satisfacer el odio hacia el que no piensa como tu o quienes no entran en tus cánones de perfección, otras muchos regímenes posteriores a la Alemania Nazi exterminaron millones de personas como el Comunismo de los países del Este pero la absoluta cero información tras el muro de hielo no ha dejado más que en suposiciones estos hechos, filtraciones de espionaje nunca admitido, la Guerra de los Balcanes dejó más barbarie con juicios por salvaje exterminio, la actual Israel comiendo terreno a una Palestina que cada día queda más sitiada y un sin fin de barbaridades que las grandes potencias ocultan y que sólo un conflicto armado podría sacar a la luz porque es la única forma que tienen algunos de justificar una Guerra.

Que siga la hipocresía
 

Enlace a la compra online del libro IBM y el Holocausto
 

 

By @jvb71
 

banner steemit.png

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *