Alfombra roja española

step-3175092_1920.jpg
Fuente

Del circo de una entrega de premios del cine salen muchas cosas a la luz, normalmente lo que destaca de puertas hacia afuera es la llamada alfombra roja donde los protagonistas avanzan hacia el recinto donde la gala será celebrada y donde suelen lucir trajes de grandes diseñadores en el caso de ellas y de un tiempo a esta parte ellos no quieren ser menos y suelen adornar su indumentaria con claros guiños al diseño masculino.

Pero siempre hay un pero en la gala del cine cuando se trata de cine español y es que hay una mala costumbre de reivindicar en el discurso de premio lo que esté de moda en la actualidad española, alguien dirá que eso no es novedad puesto que en los Oscar es el pan nuestro de cada día el hecho de soltar un discurso pro lo que sea que toque y es cierto, pero lo que no es normal en las entrevistas previas a la gala o post gala es reivindicar ayudas públicas al cine y menos de boca de don nadies del cine y eso es en lo que se ha convertido el besa micros de la alfombra roja donde ya cualquier puede atravesar.

oropng.png

Y en relación a la perdida de vergüenza a la hora de pedir que existe en el mundillo del arte cinematográfico nacional les cuento un caso que me ha llamado la atención de un actor que además se hace llamar director de cine e incluso guionista por una cinta que dirigió y de la que daré algún dato. Su nombre es Eduardo Casanova, uno de los niños de la serie comedia Aída que estuvo en antena muchos años y en el que interpretaba a un culto y afeminado niño que sufre bulling por sus compañeros de clase y de barrio, por supuesto todo en clave de humor y con delicadeza no ofensiva, evidentemente como ocurría en casi todas las series de la época bordando el papel porque eran elegidos para dichos papeles personas que bajo su propia personalidad se identificaran con la idea de los guionistas, era fácil clavar un papel que se asemejaba a la propia esencia del actor, eran muchos los casos en series de humor españolas donde el papel no era necesario interpretarlo.

Pues Eduardo es ese tipo de niño actor que crece entre la escuela, el ego y su carrera y que acaba consiguiendo su título de repelente, un don nadie que no ha sido nada en el cine y que no ha demostrado nada en un escenario salvo interpretarse a sí mismo, a pesar de eso tuvo la capacidad y verborrea de convencer a Alex de la Iglesia entre otros para que le produjesen un guión escrito por el mismo y que se convirtió en largometraje que el mismo dirigió, que posteriormente fue patrocinado por el estado español con unos ochenta mil euros más para que pudiera presentarla en un certamen de cine europeo y cuyo resultado fue «Pieles». Una película donde los personajes aparecen atormentados por su apariencia en un mundo que les rodea color de rosa durante toda la cinta, personajes con el culo en la boca, un dedo en el ojo y otras mal formaciones con diálogos absurdos y sin sentidos que por supuesto no recaudó más que unos ochenta mil euros, ni lo recibido en subvenciones públicas y por supuesto ni un 10% del presupuesto de quienes confiaron en las palabras del joven e ilusionado fracasado. Y es que no cabe otro fin cuando todo el que te ha apoyado en tus experimentos previos son los actores amigos con los que creció en la serie Aída y cuando nadie se ha molestado en siquiera visionar el trabajo que venía haciendo.

Así pues, en la alfombra roja de la gala del cine español por la que avanzan profesionales de verdad, guionistas contrastados, actores de renombre y en crecimiento desde las tablas de un escenario, directores que apostaron su propio patrimonio en lo que creían sin pedir nada a nadie, ese personaje llamado Eduardo con tan sonoro fracaso aún se atreve a pedir ayudas públicas para el cine español en lugar de pedir más dinero para investigar enfermedades raras, degenerativas o el propio cáncer, en lugar de pedir mayores medidas para la educación, subvenciones para mejorar de todas las medidas necesarias para que ningún niño pase hambre y tenga un techo, no, este personaje pide ayudas públicas para que siga poniendo el agujero del culo a una mujer en la cara, sobran este tipo de personajes en un gran cine español donde cada año se van superando las cintas expuestas y donde cada año salen mejores series con actores donde nada tiene que ver el personaje que interpretan con su propia personalidad, es decir, en una palabra, actores.

oropng.png

kirk-douglas-1940.jpg
Fuente

Y en honor a un actor de los de verdad, en honor a uno de los últimos de la época dorada de Hollywood quería dedicar unas líneas a Kirk Douglas, uno de esos actores que seguía y con los que me crié junto a mis padres cada sábado o domingo frente al televisor, ayer murió con 103 años, deja un legado impresionante de películas con registros de todo tipo, todo un atleta, todo un seductor, esclavo, vikingo, baquero, soldado, pintor…¿Mis favoritas? Muchas, aconsejo «Senderos de Gloria», «Espartaco» o «El Loco del pelo rojo» pero seguramente tu tendrás otras tantas marcadas a lo largo de tu vida. Gracias por tanto y por tu inmortalidad gracias a tus innumerables películas.

oropng.png

By @jvb71

banner steemit.png

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *